Cómo eliminar polillas de los libros

Teniendo claro que las polillas son insectos que pertenecen a la familia de las mariposas y que pueden llegar a ser extremadamente destructivos en su afán de alimentarse y multiplicarse, vale la pena tocar el tema de los libros dañados por polillas, pues corresponden a piezas de gran valor que muchas veces hasta deben arrojarse a la basura en cuando las plagas definitivamente se apoderan de su material.

Ciertamente los libros viejos son los primeros en verse afectados, por lo tanto las bibliotecas deben ser objeto de correctas rutinas de aseo para controlar y detectar los primeros indicios de la llegada de estos molestos habitantes.

Medios para eliminar polillas de los libros

  • Para estas situaciones una aspiradora puede ser de gran ayuda, si al abrir tu libro observas huevos y larvas de polillas entonces pasa la aspiradora por todas las páginas para retirarlos, no olvides protegerte con guantes. Para finalizar el proceso humedece ligeramente un paño con lejía o cloro y limpia los contornos.
  • Tanto el frío como el calor en exceso son enemigos de estos insectos, es así como puede funcionar aquello de calentar el horno a una temperatura mayor de 65 grados, espera un momento y luego apágalo. En este punto puedes introducir el libro y dejarlo hasta que el horno se enfríe por completo. También puedes optar por dejar unos cuantos días el libro en el congelador, por supuesto con algún tipo de protección.
  • En lugar del horno puedes acudir a un secador de mano en su temperatura máxima, el calor debe ser constante, al menos una hora para que todos los rastros de polillas mueran.
  • Puedes buscar en el mercado repelentes de insectos para libros, algunos incluso son naturales y los dejan con un agradable olor.
  • Un profesional en la materia puede fumigar tus libros por supuesto con algunos químicos y retirar la plaga de raíz, lo bueno de esto es que su experiencia será la garantía para saber que las piezas no se arruinarán.

En la mayoría de estos casos además de tratar los libros, también se debe hacer algo con el lugar donde se almacenan ya que en estos sitios también suelen encontrarse rastros de estos insectos.

Si bien muchas personas prefieren las alternativas naturales, muchas veces no queda más alternativa que fumigar con productos químicos para asegurarse de que no quede ni un solo rastro de la infestación de polillas, no olvides que factores como la poca iluminación y la humedad les proporcionan el mejor ambiente.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *