Razones por las que algunas mujeres fueron acusadas de brujas

La persecución por brujería vivida entre los siglos XVI y XVII sin duda dejó grandes huellas en la historia de la humanidad, no solo por los altos niveles de violencia física que se manejaron de por medio sino también por aquella perspectiva que acompañaba a las mujeres principalmente y que lograba que fueran interpretadas principalmente como enemigos de la iglesia católica.

De esta manera se manejaron todo tipo de razones para acusar a las mujeres de brujas, algunas realmente realmente curiosas e incomprensibles y otras que no fueron más que el miedo a lo desconocido camuflado a través del rechazo.

Motivos por los que acusaban a las mujeres de brujas

  • Alguna marca de nacimiento: tanto si se trataba de una simple peca o lunar, en definitiva cualquier cosa que pudiera ser vista como una marca pasaba de manera inmediata a señalarse como una marca del diablo, lo que significaba que su dueña era una bruja.
  • Incumplimiento de los mandamientos y leyes divinas: el atreverse a romper este tipo de reglas no podía tener otra explicación distinta a que la autora era bruja.
  • Si se demostraba la tenencia de un grupo de amigas:una inocente reunión de mujeres para pasar el rato o realizar cualquier actividad, era en este tiempo un aquelarre que inspiraba gran temor.
  • Si la mujer no dependía de un hombre:no tener un esposo y que por lo mismo la mujer se mantuviera sola y se mostrara independiente despertada gran suspicacia pues esto era visto como casi que un “imposible” en dicha época.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *