Efectos de tener la hemoglobina baja

Encargada de transportar el oxígeno a las células, la hemoglobina es una proteína que cumple con funciones bastante importantes para el organismo, de ahí que sea algo fundamental que sus niveles permanezcan entre los rangos normales. De esta manera, bien sea a nivel de prevención o para saber qué esperar, en aquellos casos donde se presente su descenso se hace pertinente tener conocimiento sobre los efectos de tener la hemoglobina baja y su correspondiente tratamiento.

Una vez que la prueba de sangre arroje como resultado hemoglobina bajael paciente deberá ponerse en las manos del médico para determinar en base a la totalidad de la historia clínica las posibles causas hereditarias o adquiridas que serán las que iluminen de manera acertada los pasos a seguir.

La hemoglobina baja y sus consecuencias

Los bajos niveles de hemoglobina dan cuenta de que el cuerpo no está generando la cantidad adecuada de glóbulos rojos, lo que casi siempre suele dar como resultado la llegada de la anemia, es de anotar que existen muchas variedades de esta enfermedad así que no todas se manejan de la misma manera.

Considerando que para las mujeres resultados por debajo de un rango entre 12.1 y 15.1 g/dl y para los hombres 13.8 y 17.2 g/dl permiten identificar una hemoglobina baja, los efectos negativos de este desequilibrio para la salud se traducen en alteraciones estructurales y funcionales entre las que resaltan la sensación de debilidad, ausencia de la menstruación, continua sensación de frío y de sueño, mareos, irritabilidad, palidez, taquicardias, dificultad respiratoria y en definitiva gran falta de energía. En los pacientes de edad mayor, la falta de oxígeno que se asocia a la hemoglobina baja puede conducir a manifestaciones de demencia o la aceleración de la llegada de enfermedades tan degenerativas como el Alzheimer.

Soluciones para la hemoglobina baja

De acuerdo al caso específico de cada paciente, el médico podrá indicar ajustes en la alimentación para darle prioridad a los productos con gran contenido de hierro como por ejemplo vegetales, legumbres, carnes rojas, leche y cebada entre otros.

Si lo anterior no arroja buenos resultados, los suplementos de hierro también suelen ser una buena alternativa. Es fundamental no perder de vista que todo dependerá de las causas del descenso de glóbulos rojos, por lo tanto lo que les sirve a algunas personas no siempre será efectivo para todas; en casos extremos de anemias muchas veces se hace necesario pensar en transfusiones de sangre e incluso en trasplantes de médula ósea.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *